DE LA INSUFICIENCIA PÚBLICA A LA IRRESPONSABILIDAD PRIVADA

Buenos días,

Llevaba mucho sin escribir y hoy me ha venido a la mente una inspiración que, por obvia que es, nunca se me había ocurrido plasmarla.

Todos o, al menos, casi todos tenemos una preocupación palpable por el devenir del medio ambiente, por cómo nos las estamos apañando para destruir de mil y una maneras diferentes los entornos (tanto urbanos como rurales y naturales) a los que sometemos nuestro "ingenio" y nuestra técnica.

Es de destacar el papel de la Administración Pública, pobre en este sentido, que tiene a la hora de realizar verdaderos actos de mitigación del cambio climático. Mientras unos partidos se limitan a promover la prohibición de corridas de toros y demás festejos que incluya el maltrato animal (acertado pero insuficiente) otros abogan por simplemente seguir directrices de las noticias más al día.
Recientemente vemos como en la ciudad de Madrid se ha creado un espacio de unas 400 ha (no recuerdo el número exacto) en el que se limita la circulación de vehículos particulares. Bien, analizando la situación llego a la conclusión de que, si bien es buena medida, es insuficiente. La gran mayoría de los edificios no constan de sistemas de aprovechamiento energético, casi todos funcionan con calefacciones por gasoil o carbon (véanse las chimeneas cualquier día a cualquier hora) y, por si fuera poco, la iluminación excesiva como la del cine de callao, el edificio capitol y demás contribuyen muy poco a la causa ya que, no por su contaminación in situ, sino porque la producción de esa energía contamina en otro lugar (también hay que tener en cuenta eso amigxs).

Si se quiere ser efectivo contra el cambio climático, no sólo hay que cargar contra el transporte privado. Los edificios, la iluminación pública, gestión del agua (riego y consumo), etc. son elementos que deben estudiarse antes de poner en marcha medidas que, bajo mi juicio, son como una tirita de pequeños cortes para una herida de 10cm...

Se acercan elecciones y, lamentablemente, no escucho a los partidos que últimamente están en boca de todos hablar sobre un plan real y efectivo de medidas ambientales. No digo ambicioso pues la ambición va en cada uno y en cómo desea dejar el lugar que habita, hablo de un plan real energético que se base en energía renovable y limpia, hablo de una estimación real de lo que supondría para la economía de los 42 mill. de españoles cambiar su vehículo por uno eléctrico y cual es el impacto de la producción en masa de este tipo de vehículos y de si no sería más efectiva una tecnología híbrida autorrecargable. Hablo de un sistema de gestión de residuos efectivo, en el que se premie la reducción y la reutilización de productos y por último su reciclaje (que también contamina por si alguno aún no ha llegado a esa conclusión). Hablo de planes de formación o talleres gratuitos para los ciudadanos en materia de economía del agua, recurso que en España es tan cambiante como el viento... hace un año vivimos un período de sequía que mantuvo en jaque unos meses. Los mismos talleres se pueden impartir en materia de ahorro energético.

Ahora vamos con la parte privada el problema. Si, las familias.
Llevo tiempo viendo como las personas, los ciudadanos, no nos tomamos en serio la problemática ambiental. Nos da igual como pueda afectar al suelo el tirar una colilla, tirar toallitas húmedas por el retrete, no separar residuos, dejar el grifo abierto, usar calefacción las 24h, no usar bombillas de bajo consumo, el uso excesivo del automóvil... un largo etcétera puede ser añadido a esta lista. Muchos utilizamos como excusa el típico "si separo yo, estoy quitando puestos de trabajo" otros usamos "en mis tiempos esto no se hacía y no pasaba nada".

Como vamos a avanzar en una sociedad ambientalmente sensible y sostenible si nosotros mismos no aceptamos que los esfuerzos que debemos hacer los asociamos a intereses políticos que nos intentan imponer. Separar los residuos no es un beneficio para el político de turno (quizá se apunte el tanto), es un beneficio global para la comunidad. Reducir el uso del transporte privado no debe ser idea ni punto político (siempre se lo van a apuntar para el beneficio de su partido en las siguientes elecciones), debe ser una acción que todos y cada uno de nosotros debemos hacer con la ayuda, eso sí, de las administraciones dotando de un número mayor de infraestructura y vehículos de transporte público y, por supuesto, bajar el precio del uso del mismo ya que es el mayor repelente para que la población lo utilice.
No se pueden ver las acciones ambientales como acciones puramente políticas que nos intentan meter en la cabeza, si no como acciones que debemos realizar simplemente por el bienestar común y, como daño colateral, que algunos se apunten los tantos en su favor.

Esto ha sido un breve repaso a la actualidad que, bajo mi punto de vista, se cuece en el día a día de la problemática ambiental.
Seguramente no he tocado otros muchos puntos en los cuales hace falta incidir, pero creo que al menos he dejado un par de ejercicios para que podamos repensar nuestra existencia como comunidad y podamos dirigir el camino hacia una sostenibilidad real, así como diversas reivindicaciones que podamos hacer a los representantes del pueblo en las Cámaras correspondientes.

Os deseo un feliz puente y, por si no hubiera más post,

Una feliz navidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿ESTAMOS PREPARADOS PARA RECICLAR?

NOx, o como aguantar la respiración durante el trayecto.

El cambio de todos (Parte II)